Beneficios económicos de implementar programas de lubricación en las empresas

Las empresas que trabajan con diversos tipos de maquinaria para sus procesos productivos necesitan contar con medidas especiales para reducir el riesgo de fallas. Una de las causas por las que las máquinas se sobrecalientan es porque tienen problemas de lubricación, por ello hoy comentaremos los beneficios de tener programas de revisión de los lubricantes industriales para mantenerlos en niveles y condiciones óptimas.

Las razones por las que fallan las maquinas de trabajo industrial, y que se relacionan con la lubricación, son:

  • Errores en la lubricación de cojinetes. Ya sea aplicar muy poco, demasiado o por elegir un lubricante incorrecto.
  • Contaminación cruzada del lubricante. Esta es una consecuencia del almacenamiento incorrecto, o de la falta de uso de equipo de protección, como guantes y overoles de trabajo.
  • Mezcla incorrecta de lubricantes. Los aceites para compresores y otros lubricantes industriales vienen formulados de acuerdo con los requerimientos de la maquinaria a lubricar, por lo que añadir aditivos o mezclar dos o más formulaciones puede crear un producto incompatible, con deficiencias en el control de la contaminación por residuos, o en la temperatura del aceite.
  • No cambiar a tiempo el lubricante. Las máquinas, al igual que los automóviles, requieren ciclos de cambio de aceite ya que este se contamina con los residuos de las piezas móviles rozando entre sí.

Todos estos problemas derivan en el desgaste acelerado de los componentes del sistema: deterioro de los sellos, aumento de la temperatura, roces entre piezas metálicas, entre otros que provocan fallas mecánicas que conllevan reparaciones costosas y que requieren paradas de trabajo por algunas horas, o bien, en los peores casos, algunos días.

Las empresas que implementan programas de lubricación tienen beneficios como:

  • Menos costes por mantenimiento correctivo
  • Corrección prematura de fallas en las piezas
  • Prolongar la vida útil de las máquinas
  • Mantener la potencia de las máquinas, como si fueran nuevas
  • Detección oportuna de fallas en otros sistemas, como errores en el ensamblaje, problemas de configuración, o fallas mecánicas.
  • Cumplimiento de las normas ambientales y estándares de calidad.

¿Quién es el encargado de este mantenimiento?

Las empresas pueden capacitar a su personal para que realicen las tareas de revisión y mantenimiento preventivo de forma rutinaria, como parte de sus funciones y programarlas para efectuarlas cada tercer día, una vez por semana o diariamente si las condiciones de trabajo de las máquinas son extremas.

Si además de lo anterior requiere que se analice el aceite usado, le recomendamos contar con servicios especializados para determinar el mejor momento para hacer un cambio de aceite, pero también para determinar si hay una falla inminente en el sistema.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.