Mitos de la factura electrónica

Con el paso del tiempo el sistema de facturación ha ido cambiando, ya sea para bien de las empresas o para el bien del Sistema de Administración Tributaria (SAT) hemos tenido que ir adoptando nuestros recibos fiscales a las diferentes maneras de facturar. Sin embargo, a cada cambio ha venido una maraña de dudas y mitos, aciertos y desaciertos que tanto las personas físicas como las personas morales han cometido; hoy con el nuevo régimen, hay cientos de mitos de la factura electrónica que aún se tienen que despejar.

Mito 1. Sólo se puede facturar mediante un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC)

Se cree que la única manera de emitir las facturas electrónicas hoy en día es a través de un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC), sin embargo esto es mentira, ya que son dos las formas de facturar electrónicamente, a través del PAC y a través de un software empresarial; esto solo si el contribuyente decidió comenzar a utilizar la facturación electrónica antes de 2011.

Mito 2. Todos los contribuyentes deben facturar electrónicamente

Contrario a lo que se cree, no todos los contribuyentes están obligados a facturar por vía electrónica, solamente aquellos que tienen ingresos iguales o mayores a los 4 millones de pesos anuales. Sin embargo a partir del primero de enero de 2011 se recomienda que más personas empiecen a ocupar los CFDI.

También es común pensar que es necesario tener una copia impresa de cada uno de nuestros recibos; esto es mentira, con el archivo xml es más que suficiente.

Mito 3.  “Aún puedo utilizar mis facturas impresas”

Muchas personas están ya muy acostumbradas a las facturas impresas, por lo que piensan que aún pueden usarlas sin problemas. Es cierto pero su vigencia ya es limitada, por lo que se recomienda que las personas se muden a la factura electronica lo antes posible.

Mito 4. “La factura electrónica es insegura” 

Tal vez el mito más común es que debido a la naturaleza de la factura electrónica es que es insegura y que puede haber robo de datos, sin embargo gracias a los certificados de autentificación y validez, los sellos digitales hacen imposible que se modifiquen o falsifiquen después de su emisión.

El servicio de timbrado no es gratuito, por cada timbre para la factura se debe pagar una cantidad que va desde los cuarenta centavos por factura hasta los cuatro pesos, dependiendo del proveedor encontraremos diferentes precios; Facturador Electrónico.com es una página web con un sistema de facturación que ofrece timbres en paquetes a muy bajos precios, pero no solo esto, sino que es un sitio tan sencillo de utilizar que una vez que lo probemos, no vamos a querer cambiar de proveedor.

This entry was posted in noticias and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.