El uniforme y sus implicaciones en el trabajador

Desde que estamos en la escuela y nos enseñan a portar bien los uniformes, así como lo que representan, nos quedamos con la idea de que éstos traen consigo ciertas ideas y valores que al usarlo debemos respetar. El diseño de uniformes depende siempre del área en la que se usen ya que no es lo mismo el uniforme de un chef que el de un bombero, y es tan marcada la jerarquía que representan estas prendas que ni siquiera el uniforme de los chefs es el mismo entre ellos.

Al trabajar en un lugar en donde se nos otorga un uniforme empieza la identificación ya sea positiva o negativa con el lugar, pues dicha prenda puede bien representar los ideales y valores de la empresa o reflejar hasta qué punto la empresa no se ha comunicado con sus empleados escogiendo uniformes que no les acomodan ni los representan. Generalmente en los lugares de venta de uniformes nos encontramos con diseños predeterminados tanto en telas como en diseños, es por eso que es importante saber qué tanto influye esta prenda en los trabajadores; así podemos considerar más puntos al momento de comprarla.

¿Cómo influye el uniforme en el rendimiento laboral?

Muchas personas podrán decir que el ligar un buen uniforme con un buen rendimiento puede ser mero pretexto para que los malos empleados sencillamente no se superen, sin embargo con echar una mirada un poco más larga a la vida diaria, entenderemos lo importantes que pueden llegar a ser los uniformes.

Cuando vemos a un médico por las calles inmediatamente lo reconocemos por las prendas que porta; no solamente es que cargue con la filipina y los zapatos, sino que el lugar de conocimiento y respeto en el que inmediatamente se le pone se debe al uniforme. Una persona cambia totalmente ante los ojos de la sociedad cuando se presenta con ciertas prendas, así cuando se hace distinción de logros o puestos en un trabajo con cierto tipo de uniformes, esto motiva a quienes lo portan a dar lo mejor de si, a producir más y sentirse parte del éxito de la empresa, lo que obviamente se traduce en ganancias para el patrón.

Otra de las ventajas de tener uniformes para los empleados es que se reducen para ellos los gastos en ropa para trabajar, dándole al patrón como beneficio el no tener que estar recordando el código de vestimenta e incluso tener problemas con el mismo, que es algo muy común en los lugares sin uniformes.

Tanto para la empresa los uniformes sirven para ganar reconocimiento y muchas veces publicidad como para los empleados sirve como ahorro y simplicidad.

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.