¿Especialización o diversificación para crecimiento económico?

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

La economía, la mercadotecnia y las estrategias para colocarse en los primeros lugares de preferencia del consumidor evolucionan a toda velocidad y es necesario que las empresas que quieren mantenerse en los primeros puestos no descansen en este sentido; deben crear nuevas campañas, analizar su impacto y por supuesto reintegrarlas si es necesario para tener un mejor alcance. Desde los 1900 las estrategias de crecimiento empresarial son motivo de investigación, más ahora que pareciera ser que con los millenials la estrategia está dando un giro radical.

Cuando las empresas están en crecimiento deben intentar diferentes medios para colocarse en los primeros lugares; algunas prueban y se quedan con una sola estrategia, algunas otras intentan varias a la vez para abarcar diferentes mercados y llegar a varios públicos, sin embargo las estrategias más utilizadas son la de la especialización y la diversificación.

Hoy hablaremos un poco de cómo se llevan a cabo estas dos estrategias para que podamos elegir la que mejor se acople a nuestro negocio y a nuestras posibilidades.

Especialización

La estrategia de la especialización es la más segura desde el punto de vista de los analistas con experiencia; es la estrategia que grandes empresas como Walmart están aplicando en su esquema de negocios, se deshacen de los productos no rentables y se enfocan a hacer crecer los que mejor conocen. Dentro de esta estrategia hay diferentes alternativas: la penetración del mercado que se trata de crecer incrementando las ventas entre los clientes que ya tiene, los conocidos clientes habituales, para ellos se utilizan las promociones. Otra estrategia es el desarrollo de mercados en donde se trata de introducir productos tradicionales en nuevos mercados y por último se intenta crear nuevos productos relacionados a los que ya existen o que complementen a los mismos, de esta manera no necesitamos invertir en un nuevo producto desde cero, sino solo “implementamos” el ya existente.

Diversificación

En este tipo de estrategia, la empresa añade productos y mercados a los ya existentes, esto le ayuda a ampliar la cartera de negocios, sin embargo es la opción más arriesgada ya que implica entrar en nuevos entornos obligando a los ejecutivos a conocer los nuevos mercados y nuevas estructuras.

Dentro de esta estrategia existen dos opciones: la diversificación relacionada que se trata de hacer nuevos productos dentro de su gama; si la empresa es de ropa para mujer, hará ropa de maternidad o ropa para niños y hombres y está la diversificación no relacionada, que es aquella en donde la empresa apuesta por empezar a hacer productos que no tienen mucho que ver con la gama que ya fabrican. En esta es importante una excelente planificación pues no solamente se puede perder la inversión sino que puede bajar la reputación de marca.

This entry was posted in noticias. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.